New Model – Army

La justicia ecuatoriana ordenó la puesta en libertad de Ola Bini , el informático sueco, amigo de Julian Assange, que había sido detenido el 11 de abril en el aeropuerto de Quito, pocas horas después de que el fundador de WikiLeaks fuese arrestado por la policía británica tras ser expulsado de la embajada de Ecuador en Londres. Un tribunal concedió el habeas corpus solicitado por la defensa de Bini que, no obstante, permanecerá en libertad provisional y deberá presentarse cada semana en el juzgado.

Bini, de 37 años, ha pasado más de dos meses en una cárcel de Quito, acusado de intentar desestabilizar al gobierno de Lenin Moreno. La detención de Bini, afincado en Ecuador desde 2013 y experto en encriptación y software libre, fue utilizada por el ejecutivo para reforzar la decisión de retirar el asilo diplomático a Assange, después de casi siete años refugiado en la legación ecuatoriana en el Reino Unido.

Aquel día la ministra del Interior, María Paula Romo, aseguró que Bini pretendía huir del país en un vuelo a Japón, a pesar de que el informático había planificado desde hacía tiempo el viaje. “Tenemos evidencia suficiente de que ha estado colaborando con intentos de desestabilización en contra del gobierno”, aseguró Romo, calificando al sueco como “uno de los miembros clave” de Wikileaks. “No vamos a permitir que Ecuador se convierta en un centro de piratería informática y no podemos permitir que actividades ilegales se desarrollen en el país, ya sea para perjudicar a ciudadanos ecuatorianos o de otros países, o a cualquier gobierno”, agregó la ministra. Unos días después, el presidente Moreno afirmó que “se le ha sorprendido haciendo hackeo de cuentas de gobierno, de cuentas personales y hackeando teléfonos”.

“Lo único que he hecho es ser amigo de Julian Assange”, dijo Bini hace unos días en una entrevista que CNN le hizo en la cárcel. “Nunca desestabilicé al gobierno”, aseguró el activista, que visitó al fundador de Wikileaks en quince ocasiones durante su encierro en Londres, la última el pasado 31 de enero. Alegando el derecho a la privacidad, Bini se niega a facilitar a la policía las contraseñas de acceso al servidor encriptado que tenía contratado en una empresa ecuatoriana.

Una corte de Ecuador aceptó este jueves el recurso de hábeas corpus presentado por el informático sueco Ola Bini. 

Cuando Romo anunció su detención, también sostuvo que Bini trabajaba para Ricardo Patiño, el exministro de Exteriores del anterior gobierno de Rafael Correa –ahora enfrentado a Moreno-, que autorizó el asilo de Assange. La ministra vinculó a Bini con dos supuestos hackers rusos que estarían operando en Ecuador contra el gobierno y adelantó su arresto. Sin embargo, Romo quedó en entredicho, pues más de dos meses después ni la justicia ni la embajada rusa tienen constancia de la detención de ningún hacker ruso.

Mientras que la justicia de EE.UU. ha pedido interrogar a Bini en el marco de la causa que instruye contra Assange y por la que reclama al Reino Unido su extradición, el tribunal decidió proseguir la investigación pero dejarlo provisionalmente en libertad al considerar que la fiscalía aún no ha presentado pruebas sólidas que sustenten la acusación de desestabilizar al gobierno. Bini dice ser objeto de persecución política y su detención ha sido cuestionada por el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU, que detectó “irregularidades”.

El dia antes de su liberación el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, se desmarcó del caso del informático sueco Ola Bini y en una respuesta por escrito a la Fiscalía afirmó conocer “únicamente” lo que ha sido reportado públicamente por las autoridades competentes.

“Sobre los hechos que se investigan, debo indicar que únicamente conozco la información que fue reportada públicamente por la señora ministra del Interior, María Paula Romo”, escribió el presidente en una carta dirigida a la Fiscalía General del Estado.  l documento, fechado el 11 de junio, está firmado por el propio gobernante y la secretaria jurídica de la Presidencia, Johana Pesántez, y fue entregada en una audiencia hoy en Fiscalía.  Allí debía haber acudido este miércoles el presidente en respuesta a una convocatoria del abogado defensor de Bini, Carlos Soria, para rendir su versión “libre, voluntaria y sin juramento” sobre la detención, el pasado 11 de abril, del informático sueco, amigo de Julian Assange.

Bini, experto en programas encriptados y software libre, fue arrestado en el aeropuerto de Quito poco antes de abordar un avión hacia Japón el mismo día en el que Ecuador ponía fin al asilo de Assange en Londres, después de casi siete años en su Embajada. Ambos son acusados de haber operado presuntamente una red de espionaje que atentó contra los sistemas informáticos del Estado ecuatoriano.

José Charry, otro de los abogados del informático sueco, se refirió a la carta de Moreno como un “informe escueto, súper simple”. Recordó que Romo “nunca dijo que se lo ha visto ‘hackeando’ sistemas informáticos, cuentas de Gobierno, celulares”, y además, ella “nunca ha dicho en sus declaraciones que a Ola Bini se le encontró sin su equipamiento de artes marciales” cuando intentaba ir a Japón.

“El señor presidente, en sus declaraciones, él sí dijo que supuestamente a Ola Bini se lo encontró ‘hackeando’ cuentas de Gobierno, celulares y que no tenía los implementos de artes marciales”, subrayó el abogado al explicar la necesidad de que se aclaren las circunstancias del arresto.

Según el letrado, el sueco, que está en prisión preventiva, “ha sido una víctima de la desinformación del Gobierno”.

Bini alega que cuando fue detenido en Quito, a punto de coger un avión, se dirigía a Japón para formarse en artes marciales.

El pasado 7 de mayo un Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detención Arbitraria solicitó al Estado ecuatoriano que proporcione información sobre la detención y advirtió de que expresará públicamente sus “preocupaciones” sobre el caso.

El escrito, remitido al representante ecuatoriano ante la Oficina de la ONU y otras organizaciones internacionales en Ginebra, llama a a Ecuador a aclarar las causas que llevaron a la detención del sueco, así como las medidas adoptadas para “identificar y remediar cualquier violación” de sus derechos humanos.

Sobre ello, el Gobierno ecuatoriano ha afirmado que responderá a ese requerimiento porque dice no tener nada que esconder.

Con información de la Agencia EFE

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a New Model – Army

  1. Rafael Castro dijo:

    Gracias a la justicia Ecuatoriana por hacer lo correcto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.