Guerra de Tronos: 5G

Un recién artículo publicado en el New York Time acaba de encender las luchas digitales entre EE.UU., Rusia y China, la trinitaria deidad terrenal.

Su titular es casi grandilocuente:

Tu celular 5G no afectará tu salud, pero Rusia quiere que pienses lo contrario

Escrito por el periodista WILLIAM J. BROAD, el pasado 16 de mayo de 2019. Al tema de la tecnología 5G se le puede agregar a la guerra de aranceles y con la multinacional china Huawei.

La tecnología 5G representan el avant garde de la tecnología de telecomunicaciones móviles.

En comparación con su precedente la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) ya ha fijado el estándar del 5G en velocidades de 20 Gbps. Esto quiere decir que la velocidad real de las conexiones de los usuarios podría llegar a unos 1000 Mbps. Como dato, la velocidad máxima teórica del 4G+ es de solo 300 Mbps.

El país, y las compañías, que dominen la tecnología 5G y el despliegue tendrán una ventaja competitiva decisiva en las telecomunicaciones, pero igual en el uso por parte de la industria, la Internet de las Cosas (IoT) el transporte y las infraestructuras en general.

El reportaje del NYT escribe:

“La televisora rusa RT América transmitió el segmento, titulado “Un peligroso ‘experimento con la humanidad’”, y reportó sobre lo que sus expertos definen como las terribles amenazas a la salud de la red 5G. Las agencias estadounidenses de inteligencia identificaron a la televisora como uno de los principales medios de injerencia en la elección presidencial de 2016. Ahora, está vinculando las señales 5G con cáncer cerebral, infertilidad, autismo, tumores en el corazón y la enfermedad de Alzheimer; afirmaciones que carecen de apoyo científico”.

El reportero hace referencia a algo que no explica la agencia “RT América”.

El 20 de febrero el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó el lanzamiento de redes 5G rusas en un tono que evocó optimismo, no catástrofe. “Debemos mirar al futuro”, dijo, según Tass, la agencia noticiosa rusa. “El desafío para los años próximos es organizar el acceso universal al internet de alta velocidad, para comenzar las operaciones de los sistemas de comunicación de quinta generación”.

De la lectura del reporte se intuye el comienzo de una batalla por el 5G entre las tres naciones.

Batalla donde se reconoce desde ya al previsible vencedor la:  5G.

Los experimentos del pasado para detener o, al menos, minorar los avances científicos y sus aplicaciones técnicas y tecnológicas por la mediocridad de las cruzadas políticas y/o ideológicas es un camino seguro al fracaso. Y ocurrirá con la 5G.

En marzo del 2019, Verizon comunicó que su servicio 5G llegará a treinta ciudades antes de concluir el año. No obstante, cientos de páginas webs y blogs reproducen noticias falsas de supuestos estudios que aprueban las aseveraciones de la televisora rusa.

Antes se escribieron cientos de noticias falsas de la tecnología 2G, 3G o 4G, no obstante, la tecnología móvil supera hoy a la telefonía fija y las enfermedades asociadas y descritas continúan teniendo una correlación más estudiada y establecida por el consumo de tabaco o alcohol que por las comunicaciones inalámbricas.

“Las preocupaciones en materia de salud se presentaron el año pasado cuando un gran estudio federal mostró que las señales 2G podían provocar cáncer cerebral en ratas macho. Sin embargo, los funcionarios rechazaron un vínculo directo con los humanos, pues dijeron que la gente recibía dosis más pequeñas”.

Cita el reportaje del Time.

Algunos han despotricado durante décadas en contra de los teléfonos móviles, las líneas eléctricas y otras fuentes cotidianas de ondas electromagnéticas. Gran parte de su trabajo no aparece en las revistas científicas prestigiosas, sino en informes poco conocidos, publicaciones y panfletos auto publicados, a veces con muchísimas notas de dudosa importancia. Suelen citar las investigaciones de sus mismos colegas. Es un hecho que no se ha establecido una relación entre el uso de móviles y algunos tipos de los más agresivos canceres cerebrales.


La batalla igual parece llegar a Mobile World Congress (MWC) en Barcelona, donde la política siempre fue un actor secundario. Hasta ahora.

La tecnología parecía una materia plana, tan plana como la tierra que describía Thomas Friedman en el 2005 (“La Tierra es plana, exaltación de la globalización en clave optimista).

Pero la tecnología, y en particular las telecomunicaciones todos lo conocemos, eran un gran campo de juego en el que mandaban los americanos, los europeos sacaban la cabeza de vez en cuando, los rusos están obsoletos como los viejos autos Ladas de La Habana y los sudcoreanos están siempre bajo la fuerza gravitatoria del destino trazado por sus hermanos del Norte y los chinos se mantenían en un discreto segundo plano del que sólo destacaban por sus copias baratas y mal hechas. Pero eso era antes. Antes de Huawei.

¿Es Huawei y la 5G, el primer episodio de un Juego de Tronos real, un largo e infructífero conflicto global entre chinos, rusos y americanos?

Una “New War 5G”.

Ahora hay también dos grandes poderes enfrentados. Estados Unidos, con un Donald Trump que intenta revertir con una guerra comercial directa contra el nuevo poder emergente. Y China con su ancestral paciencia asiática que evita los choques directos.

Frente a la debilitada y decadente democracia occidental, encabezada por un presidente Trump que a veces parece más una caricatura que el Jefe de Estado de la potencia militar más fuerte de la historia.

Una cosa es la hegemonía en los teléfonos móviles y otra en las infraestructuras para el 5G.

En ­julio del 2017 los responsables de inteligencia de Estados Unidos, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda (5 Eyes) se reúnen y sueltan la bomba: Huawei es un peligro para “la seguridad nacional de los países y la seguridad económica”. Tiene capacidad para armar sus aparatos con un back door (puerta trasera) con el que transferir datos a China. Una sospecha, por cierto, que también puede formularse a los americanos. (Ver anterior entrada sobre WhatsApp).

El 1 de diciembre del 2018, Estados Unidos cruza la línea roja. Canadá detiene en Vancouver a Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei, el mismo día en que Donald Trump comparte filete argentino con Xi Jinping en el Park Hyatt de Buenos Aires. El FBI culpa a la compañía de haberse saltado el embargo a Irán y de haber orquestado el espionaje sistemático de un competidor, el americano T-Mobile, lo que habría ocurrido en el 2013. En las últimas semanas, EE.UU. ha hecho saber a sus aliados con bases militares (¿también España?) que cortará la colaboración si siguen los tratos con Huawei. Lo que incomoda a los operadores europeos, para los que la compañía china es imprescindible para desplegar el 5G.

Y, ahora las pequeñas escaramuzas mediáticas con Rusia.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Guerra de Tronos: 5G

  1. Rafael Castro dijo:

    La culpa es de Trump, el imperio americano, son unos imperialistas, usurpadores, los rusos son ángeles y los chinos humildes trabajadores ellos hacen el bien. La culpa de todo lo malo en este mundo es de Trump y el imperio, del que estuvo antes que el y de el que estará después.

    • Larry Press dijo:

      I am not sure if you are serious or being sarcastic. Without the help of Russia and Putin, we would not have Trump.

      No estoy seguro si hablas en serio o eres sarcástico. Sin la ayuda de Rusia y Putin, no tendriamo Trump.

      • huxley dijo:

        Sarcasm is one of the most useful tools of politics (of bad politics) where Trump is an apprentice sorcerer and Putin a Tsar. That Larry without reading Machiavelli. I imagine that without the teachings of “The Prince” there would be neither Putin nor Trump. Now I sense the post is that for much bad politics, interests and trade wars, the advance of science and its practical application is unstoppable. The Fourth Industrial Revolution is unstoppable too. Although RT wants to make the public believe that 5G is harmful to health and society, 5G will prevail not only in the US, but also in Russia and Cuba.

      • Rafael Castro dijo:

        Larry, I am being sarcastic. I disagree about Russia and Putin helping Trump to become a president, but anyways I respect your opinion on this matter.

        Trump is the result of the many failures of the democratic administrations, focusing only in the poor, minorities and immigrants. They forgot about the mayority, that big white american population that always pay the price when it comes to give more to those who need. It’s time to call things by their name. Hillary lost the presidential race, Bernie is a bad dreamer, and russians did what they do best!

        Cheers!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.