The Dark Hole of Social Media. How the Internet Subverts Democracy.

Fred Turner es un emérito profesor Harry and Norman Chandler de comunicaciones en Stanford University acaba de publicar un extenso ensayo en la revista Harper`s. (enero 2019).  The Dark Hole of Social Media. How the Internet Subverts Democracy.

Una de las ironías más profundas de nuestra situación actual es que los medios de comunicación digitales permiten a los autoritarios de hoy en día utilizar las plataformas plurales de las redes sociales y la internet para limitar esas mismas libertades y la pluralidad humana.

Esas redes alguna vez fueron una panacea de libertades y pluralidad.

Se inventaron para derrotar autócratas, pero en la práctica han sido usadas por los autócratas de todo el mundo para derrotar o limitar esas mismas libertades de autoexpresión y autodefinición en sociedades cada vez más homogenizadas, globales, donde la individualidad se diluye en una masa amorfa y acrítica de replicantes dando “me gusta”.

Escribe Turner:

Las mismas plataformas de autoexpresión que pensamos nos permitirían empatizar unos con otros y construir una sociedad más armoniosa ha sido cooptado por uigures como Milo Yiannopoulos y, para el caso, Donald Trump, los que han convertido nuevamente a la supremacía blanca en un tema de escabrosa actualidad. Y los mismos métodos de organización en red, que tantos pensaban derribaría los estados malévolos, no solo no han podido hacerlo, si no que le han propiciado herramientas a esos Estados”.

Las redes sociales han facilitado un control personalizado que jamás sonó el Santo Oficio, la Gestapo o la KGB. Y que hoy son utilizadas desde Facebook hasta Pekín, desde la National Security Agency hasta los Hermanos Musulmanes en El Cairo.

“Entonces, piensen en la Primavera Árabe, las nuevas tecnologías como nunca les han permitido a los autócratas monitorear más de cerca a los que protestan”. Señala Turner.

Las mismas tecnologías que estaban destinadas a nivelar la política con los ciudadanos han traído cientos de trolls y bots para corromper y manipular elecciones, adoctrinar o simplemente vender cualquier producto, consigna o falacia. Según recientes estudios el 80% de lo que se consume en internet es propaganda, pornografía o noticias falsas.

“Hablar nuestras verdades siempre ha sido necesario, pero nunca será suficiente para sostener las libertades. Es hora de dejar de lado la fantasía que los ingenieros podemos diseñar nuestras políticas por nosotros mismos, y que todo lo que necesitamos hacer para cambiar el mundo es expresar nuestros deseos en los foros públicos.  Gran parte del siglo XX, los estadounidenses de izquierda y derecha creían que los órganos del estado eran el enemigo y que la burocracia era totalitaria por definición. Nuestro reto ahora es revitalizar las instituciones que en el pasado rechazaron y hacer el largo y duro trabajo de convertir las verdades de nuestra experiencia en legislación”.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.