ICT y la productividad sectorial

*

La CEPAL, el economista cubano-americano Carmelo Mesa Lago y el Centro de Estudios de la Economía Cubana –entre otros muchos- han identificado como uno de los nudos de la economía de la Isla la baja productividad del factor capital que a su vez se refleja en los bajos salarios, el ahorro y la inversión en el actual contexto de la economía cubana.

Para incentivar el debate sobre la posible dinamización de la productividad, describo en estas líneas, a modo de introducción o comentario, los resultados obtenidos por el profesor David Benjamín desarrollados en su investigación: “On the information and communication technologies – productivity nexus: a long-lasting adjustment period”. Publicado por la Université de Paris Ouest Nanterre La Défense.

El artículo agrega una perspectiva polémica a los estudios del impacto de las ICT, su nexo con la productividad sectorial y por último su impacto en el factor capital.

Analiza y cuantifica el efecto que tienen las tecnologías de la información y las comunicaciones (ICT) sobre la productividad a largo plazo. Investiga la relación y el impacto de las ICT en la efectividad sobre 240 industrias durante veinte años en ocho países de la OECD (Australia, Japón, Italia, Dinamarca, Finlandia, Estados Unidos de América, Holanda y Reino Unido). La muestra se tomó desde el año 1975 hasta 2005. El profesor explica además en tres detallados apéndices todo el fundamento teórico y matemático utilizado para seleccionar y realizar los cálculos. Cuantificó el factor, o la tendencia, de los cambios en la productividad y todos sus componentes relacionados (como el progreso técnico y la eficiencia) utilizando el reconocido índice MALMQUIST para relacionarlos con las mediciones efectuadas de la difusión de las ICT a través de árboles de análisis de regresión.

Después de señalar la positiva evidencia del impacto de la informatización y el progreso técnico, los resultados no resultan tan positivos en cuanto al impacto de la ICT en la productividad y la eficiencia del factor trabajo y capital dentro de las industrias de las economías muestreadas. Apoyan la existencia de un periodo de ajuste. Un proceso de ajuste a largo plazo en esas economías; por demás, las más desarrolladas del mundo.

David Benjamín concluye:

We study the coexistence of the massive spread of ICT in the economy and the absence of paradigm shift in the productivity path. Although a contribution of ICT to productivity variations has been observed since the 1990s,it does not correspond to the « revolution » expected. We suggest that this situation is linked to the hypothesis formulated by David (1990)(1) stating that 24 The panel considered is heterogeneous, including countries as Sweden, Portugal, the Netherlands, Greece. . .new technology needs a relatively long period to adapt a productive system before it achieves its potential.

Los resultados parecen concordar con la hipótesis del periodo de ajuste, descrita por David P.A. en su studio:  “The Dynamo and the Computer: An Historical Perspective on the Modern Productivity Paradox”, American Economic Review, American Economic Association, vol. 80(2), pages 355-61, May.

Explica nuevamente David Benjamin:

Our results are consistent with the adjustment period hypothesis: no clear relation between TFP changes and ICT diffusion can be observed, while as the share of ICT in total capital stock increases, the performances in technical progress improve. Inversely, we find evidence of a negative association between ICT and pure efficiency changes. On the whole, our findings are consistent with the existence of a delay between ICT diffusion and an improvement in productivity, and with the fact that the considered economies are still in their adaptation phase.

**

¿Qué resultados podemos deducir para Cuba?

La difusión de las computadoras, la informatización de la sociedad a nivel empresarial y social, necesita de un plazo de tiempo, de un gap, para que el proceso técnico y las ICT puedan establecer el plazo temporal necesario para cuantificar su impacto y el nexo en la productividad. Es necesario entonces reconocer individualmente sector a sector los resultados -en las industrias de los mercados y las economías más desarrolladas- para vincularlas con las condiciones nacionales y poder establecer políticas sectoriales tanto para el ICT como para las empresariales y las macro y micro económicas.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ICT y la productividad sectorial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.