La INTERNET, la nueva guerra digital, Putin y Trump…

trump_capitol001-e1481236793328

La internet se ha convertido en el campo de batalla de una nueva guerra, esta vez una binaria, por el control del imaginario real y digital.

La comunidad de inteligencia de Estados Unidos concluyó que el presidente Vladimir Putin y el gobierno ruso, ordenó una “campaña de influencia” para dañar las opciones de Hillary Clinton de ganar las elecciones de 2016. El reporte desclasificado determina con “alta confiabilidad” que la interferencia de Rusia –consistente en un ciberataque contra grupos e individuos del bando demócrata y la difusión de esa información vía terceros actores, incluyendo a WikiLeaks– ayudaron al presidente electo Donald Trump a ganar la elección.

Estas son algunas claves del reporte:

1. El objetivo era minar la confianza de Estados Unidos en el proceso democrático

“Juzgamos que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó una campaña de influencia en 2016 dirigida contra la elección presidencial en Estados Unidos. Los objetivos de Rusia eran minar la confianza pública en el proceso democrático de Estados Unidos, denigrar la secretaria Clinton y dañar su elegibilidad y potencial presidencia. Juzgamos también que Putin y el gobierno ruso desarrollaron una clara preferencia hacia el presidente electo Trump”.

2. Ordenado por Putin

“Juzgamos que las campañas de influencia son aprobadas a los más altos niveles del gobierno ruso –particularmente aquellas que son sensibles políticamente”.

3. El resentimiento de Putin

“Putin principalmente quería desacreditar a la secretaria Clinton dado que él la había culpado públicamente desde 2011 de incitar las protestas masivas contra su régimen a finales de 2011 y principios de 2012, y porque tiene resentimiento debido a comentarios que él consideró eran despectivos contra su persona”.

4. ‘Escalada significativa’

“Los esfuerzos rusos para influir en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 representan la más reciente expresión del prolongado deseo de Moscú de socavar el orden liberal democrático liderado por Estados Unidos, pero estas actividades demuestran una escalada significativa de la naturalidad, el nivel de actividad y el alcance del esfuerzo en comparación con operaciones previas”.

5. ‘Trolls’ pagados en redes sociales

“La campaña de influencia de Moscú siguió a una estrategia rusa de mensajes que combina operaciones secretas de inteligencia –como ciberactividades– con esfuerzos abiertos de agencias gubernamentales rusas, medios financiados por el Estado, intermediarios y el uso de ‘trolls’ pagados en redes sociales”.

6. #DemocracyRIP

“Antes de la elección, diplomáticos rusos denunciaron públicamente el proceso electoral de Estados Unidos y estaban preparados para cuestionar públicamente la validez de los resultados. Blogueros proKremlin habían preparado en Twitter la campaña #DemocracyRIP, para la noche de la elección, en previsión de una victoria de la secretaria Clinton, a juzgar por su actividad en la red social”.

7. Involucramiento de medios rusos

“Medios rusos celebraron la victoria del presidente electo Trump como una reivindicación del respaldo de Putin a los movimientos populistas globales –el tema de la conferencia anual de Putin para académicos occidentales en octubre de 2016– y como el último ejemplo del colapso del liberalismo de Occidente”.

8. Más allá de Estados Unidos

“Moscú aplicará las lecciones aprendidas de su campaña orquestada por Putin contra la elección presidencial de Estados Unidos en futuros esfuerzos por influir en todo el mundo, incluyendo a aliados de Estados Unidos y sus procesos electorales”.

9. Otros objetivos estadounidenses

“Juzgamos que los servicios de inteligencia rusos continuarán desarrollando la capacidad de proveer a Putin de opciones que pueda utilizar contra Estados Unidos, a partir de prácticas pasadas y esfuerzos actuales. Inmediatamente después de la elección, juzgamos que la inteligencia rusa comenzó una campaña de ‘phishing’ contra empleados del gobierno de Estados Unidos e individuos asociados a centros de estudios estadounidenses y organizaciones no gubernamentales en las áreas de seguridad nacional, defensa y política exterior”.

10. Putin y WikiLeaks

“A principios de septiembre, Putin dijo públicamente que era importante que la información del Comité Nacional Demócrata fuera mostrada a WikiLeaks, y que la búsqueda de la fuente de las filtraciones era un elemento distractor, además de negar el involucramiento de Rusia ‘a nivel estatal'”.

Es un tema polémico que proyectó su sombra durante la pasada campaña presidencial en Estados Unidos y que puede marcar las futuras relaciones de Donald Trump con los servicios de inteligencia de Estados Unidos. La pregunta es: ¿qué papel tuvo Rusia y su presidente Vladimir Putin en el hackeo y divulgación de información del Partido Demócrata y de los emails del jefe de campaña de la candidata presidencial de esa organización, Hillary Clinton?

En un hecho inusual los servicios de inteligencia de Estados Unidos publicaron este viernes un informe clasificado sobre el tema en el que señalan que durante la campaña el Kremlin tuvo una “clara preferencia por el presidente electo Donald Trump” y que el presidente Putin, “ordenó” ayudar a Donald Trump a ganar los comicios.

El documento, parcialmente desclasificado, no revela cómo las agencias de inteligencia obtuvieron su información, pero sí ofrece las conclusiones fundamentales del análisis que estas realizaron.

La BBC cita el  mencinado informe:

“Determinamos con un grado alto de confianza que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó una campaña dirigida a influenciar la elección presidencial de Estados Unidos en 2016, con el objetivo de debilitar la fe pública en el proceso democrático estadounidense, desacreditar a Hillary Clinton y dañar sus posibilidades de ser electas, así como su potencial presidencia”.

“Valoramos que Putin y el gobierno ruso buscaron impulsar las probabilidades de victoria del presidente electo Trump al desacreditar a Clinton y al compararla con él públicamente de forma desfavorable. Las tres agencias de inteligencia coincidimos con esta valoración. La Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) tienen un alto nivel de confianza en esta conclusión; y la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) tiene una confianza moderada”.

“Putin mostró públicamente una preferencia por la política manifiesta del presidente electo Trump de trabajar con Rusia y personalidades favorable al Kremlin alabaron lo que consideraron como sus posiciones próximas a Rusia sobre (temas como) Siria y Ucrania. Putin públicamente comparó la posición del presidente electo sobre Rusia con la “retórica agresiva” de Hillary Clinton.

“Moscú también vio en la elección de Trump una vía para lograr una coalición antiterrorista internacional en contra de Estado Islámico. “Putin ha tenido muchas experiencias positivas trabajando con líderes políticos occidentales cuyos intereses de negocios los hacían más proclives a negociar con Rusia, como es el caso del exprimer ministro de Italia Silvio Berlusconi y del ex canciller de Alemania Gerhard Schroeder”. “Cuando Moscú tuvo la impresión de que Hillary Clinton iba a ser la probable ganadora de la elección, la campaña rusa para influenciar la elección comenzó a enfocarse más en debilitar su futura presidencia”.

“Putin muy probablemente quería desacreditar a Hillary Clinton porque públicamente la había acusado desde 2011 por incitar a protestas en contra de su gobiernos a finales de 2011 e inicios de 2012, y debido a que le guardaba rencor por comentarios que ella hizo sobre él y que seguramente (el mandatario ruso) consideró como despectivos”. “La inteligencia rusa obtuvo y mantuvo acceso a muchas juntas electorales estatales y locales de Estados Unidos. El Departamento de Seguridad Interior considera que los tipos de sistemas a los que apuntaban o a los que accedieron los hackers rusos no tenían vinculación con el cómputo de los votos”.

Una decisión del Kremlin

“Consideramos que las campañas para influenciar (en las elecciones estadounidenses) son aprobadas en los niveles más altos del gobierno ruso, particularmente aquellas que serían delicadas desde el punto de vista político”. “La Dirección General de Inteligencia del Estado Mayor (conocida como GRU) probablemente empezó las ciber operaciones dirigidas a las elecciones estadounidenses en marzo de 2016. Consideramos que las operaciones del GRU derivaron en el acceso a las cuentas de correo electrónico de funcionarios del Partido Demócrata y de otras figuras políticas. Para mayo, el GRU había extraído gran cantidad de información del Comité Nacional Demócrata. “Determinamos con un alto grado de confianza que el GRU usó al personaje Guccifer 2.0, a (las páginas) DCLeaks.com y Wikileaks, así como también exclusivas para medios de comunicación, para divulgar públicamente la información sobre sus víctimas estadounidenses obtenida a través de los ciberataques”.

“Rusia recopiló (información) sobre algunos objetivos afiliados al Partido Republicano, pero no ejecutó una campaña similar para divulgar (los datos recogidos)”.

Una nueva forma de operar

“Los esfuerzos de Rusia para influenciar la campaña presidencial en Estados Unidos en 2016 representan un aumento significativo en la forma directa, en el nivel de actividad y en el alcance del esfuerzo realizado en comparación con operaciones previas dirigidas a campañas electorales en Estados Unidos. “Consideramos que Moscú aplicará las lecciones aprendidas en esta campaña dirigida a la elección presidencial estadounidense a futuros esfuerzos para influir en Estados Unidos y en todo el mundo, incluyendo a aliados estadounidenses y sus procesos electorales. “Estimamos que los servicios de inteligencia de Rusia habrían visto su campaña para influenciar las elecciones, por lo menos, como un éxito calificado debido a la percepción de su habilidad para impactar en el debate público”.

Ahora, cuantas veces los EE.UU. han intervenido en elecciones ajenas. Cuando a uno le roban en la casa en cuando duele. no cuando una roba…

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.