Nueva Norma para el sector privado de las TICs en Cuba.

La Resolución No. 142, del Ministerio de Comunicaciones, publicada en la Gaceta Oficial Ordinaria No 67, de fecha 10 de septiembre del 2019, establece el procedimiento para el trabajo por cuenta propia para ejercer en la actividad de “programador de equipos de cómputo”.

Y, tiene como objetivo, definir la estructura y las responsabilidades del sistema de trabajo de las actividades de trabajo por cuenta propia, para esta actividad, del Ministerio de Comunicaciones como su organismo rector para garantizar la implementación de la política de este sector.

Hasta la entrada en vigor de esta norma, la actividad era dirigida, como el resto del trabajo por cuenta propia, por el Ministerio del Trabajo y la Seguridad Social.  

Las estructuras definidas para el sistema de trabajo de la atención y control de las actividades del trabajador por cuenta propia son las siguientes:

  1. a) Nivel nacional: Dirección General de Informática; Dirección General de Comunicaciones;
  2. b) Nivel provincial: Oficinas Territoriales de Control;
  3. c) Nivel municipal: Oficinas Territoriales de Control)

Se establecen para la Dirección General de Informática y la Dirección General de Comunicaciones las funciones metodológicas siguientes:

Se establecen para la Dirección General de Informática y la Dirección General de Comunicaciones las funciones metodológicas siguientes:

  1. Proponer la denominación y alcance de las actividades autorizadas a ejercer con las precisiones que se requieran, así como la inclusión de nuevas actividades;
  2. Identificar y analizar los riesgos y vulnerabilidades de mayor relevancia y en tal sentido definir los objetivos de control a priorizar, a los efectos de indicar las acciones de control al cumplimiento del alcance definido;
  • Solicitar a la autoridad que emitió la autorización, su cancelación en los casos que lo requieran, previa fundamentación de las causas;
  1. Participar en las reuniones de evaluación del comportamiento del trabajo por cuenta propia, cuando se traten aspectos relacionados con las actividades de las cuales es rector;
  2. Otras funciones específicas que el Ministerio de Comunicaciones considere, siempre que no se opongan a la política aprobada.

Ahora recae sobre el Ministerio de las Comunicaciones proponer la “denominación “y el “alcance” es una de las mayores novedades con respecto a las normas anteriores; la denominación podrá ahora establecerse de acuerdo a los niveles (nacionales, provinciales y municipales) y el alcance podrá extenderse a operar internacionalmente, algo que no se podía hacer con la norma anterior.

Otra novedad es que se establecen las Oficinas Territoriales de Control las funciones de control siguientes:

  • participar en la capacitación del Programador de Equipos de Cómputo, en el cumplimiento, aplicación y control de las disposiciones relacionadas con el trabajo por cuenta propia de las actividades de la cuales son rectores;
  • realizar controles funcionales y participar en las inspecciones aprobadas en el plan anual de inspección, cuando se incluyan actividades de las cuales es rector,
  • la organización de acciones de capacitación a los trabajadores por cuenta propia de las actividades que por su complejidad técnica así lo requieran.

Por último, se establece un sistema de comunicación e información se establece inicialmente entre las figuras del trabajo por cuenta propia y las entidades que los contratan, como mecanismo para garantizar la evaluación de la calidad del servicio y para el control del mismo.

Se establecen, además, los flujos de información y comunicación entre las entidades que contratan a las figuras y el Ministerio de Comunicaciones, con una periodicidad trimestral, cuyos análisis se realizan en el Ministerio de Comunicaciones para la atención a las organizaciones superiores de dirección empresarial y la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A.

Como se puede apreciar la norma promulga regulaciones y controles, pero no especifica los detalles técnicos y los procedimientos, la denominación y el alcance de la actividad de los programadores ante la obsolescencia de la norma anterior. 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *