Tecnopolítica.

«Antoni Gutiérrez-Rubí no escribe de actualidad. No de la misma manera en la que lo hacen otros articulistas y analistas de política, (…) atrapados en la última hora, el último debate parlamentario, el último proceso judicial o la última protesta
ciudadana. También, en ocasiones, la última tontería; escribir en un diario implica la posibilidad de equivocarte cada día, y dar importancia a asuntos que con algo más de perspectiva no la tienen. Como caricaturiza el humorista Jerry Seinfeld en uno de sus monólogos, «en el mundo suceden al día las noticias justas para llenar un New York
Times, ni una más ni una menos».

Y esto, traducido desde la reducción al absurdo de Seinfeld, explica por qué los periodistas a veces nos transformamos en cretinos al dedicar páginas y páginas a informar y analizar supuestas grandes noticias que, pocos meses después, es obvio
que no merecían ni dos líneas. Esto no sucede con este libro que acabo de devorar; disponible en:

https://www.gutierrez-rubi.es/wp-content/uploads/2014/11/Tecnopolítica.pdf

Concluye el autor:

Esta generación va a establecer una relación muy diferente −también− con la política formal, mucho más contractual, transversal, exigente y volátil, pero decisiva en los próximos procesos electorales. Hay que releer a Henry Jenkins si se quiere comprender lo que sienten, el preludio de lo que piensan, la semilla de lo que quieren. 

Primero móvil. Es su opción de referencia. La concepción de la relación con las organizaciones políticas y su participación debe ser digital y móvil. La tecnología ya no es una elección para la ‘nueva política’, sino una obligación para interactuar con los ciudadanos. Se comunican, se organizan y actúan en red a través de sus dispositivos móviles. Son activistas, no militantes. Glocales. Y quieren decidir. Quieren relacionarse, influir, decidir (e incluso enseñar) sobre los gobernantes. No se conformarán con ser meros receptores pasivos de decisiones, querrán participar de ellas. Se sienten preparados para afrontar retos: regeneración democrática.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *