Libra a lo Facebook

Cuenta la historia que entre los asombrosos descubrimientos del viaje de Marco Polo a la China se encontró con las pastas, una especie de fideos gruesos amasados con harina y secados manualmente que hoy forman parte de la gastronomía italiana y global, además Marco trajó a Europa el papel moneda, que no solo contribuyó al nacimiento del capitalismo en Occidente, sino en el resto del Nuevo Mundo…Pues bien, la Republica de Facebook acaba de descubriera la “moneda digital” con el lanzamiento de la “libra” (no confundir con la moneda de la casa real británica).

El fenómeno tomó por sorpresa a los mercados de Nueva York y Tokio casi igual que tomó por sorpresa a los banqueros de Venecia o Nápoles la moneda de Polo. 

Una empresa trasnacional (Facebook), en el ámbito de las empresas tecnológicas, ha lanzado una moneda propia, que tendrá circulación no a escala de la China o Venecia, sino a escala planetaria. 

La compañía ha presentado su nueva moneda con un vídeo centrado en países en vías de desarrollo, donde aparecen Manila y Ciudad de México y apenas hay una persona blanca. El lanzamiento ha sido a una hora en la que en Estados Unidos duermen , pero el resto del mundo está despierto. Es un mensaje evidente de que el país de origen de Facebook no es la prioridad de Libra, cuya sede legal estará en Suiza.

La “libra facebookeana” funcionará mediante una aplicación en el teléfono inteligente y los clientes podrán comprar “libras” usando otras monedas de pago, utilizando Blockchain  Adquirida la libra facebookeana, el tenedor podrá transferir dinero a cualquier otro usuario sin costo alguno, tan fácil y velozmente como si se tratara de un mensaje de Whatsapp. Ya esta respaladada por mas de 100 empresas multinacionales como Uber, Visa, PayPal, MasterCar, PayU, entre otras. 

El proyecto de Facebook, se llamará Calibra

Calibra será una cartera digital que permitirá almacenar y utilizar la nueva moneda digital Libra. Es decir, una plataforma de pagos para Facebook, Messenger y WhatsApp que existirá como aplicación independiente en iOS y Android. Una cartera conectada para todo el mundo y multiplataforma, que permitirá enviar dinero rápidamente y estará basada en esta nueva moneda digital en la que ya «nos explican desde el inicio que no se encontrará en manos de Facebook».

De acuerdo a los creadores operará de forma independiente. Una empresa que será la cara visible de Facebook para el uso de Libra, una moneda ideada para intentar no caer en los mismos problemas que hasta ahora han tenido el resto de criptomonedas.

Facebook, la red social de la manito blanca en fondo azul celeste, tiene hoy más de 2.4 mil millones de usuarios, poco menos de un tercio de la población mundial. Y si consideramos la emisión de monedas como una de las prelaciones atribuidas a los Estados Naciones, o incluso a conglomerados de naciones como la Unión Europea, ahora estamos ante una nueva realidad global, financiera, monetaria y económica, claro que también con implicaciones en la política y lo social. 

Libra (≋) es una moneda de código abierto basada en Blockchain, al igual que otras criptomonedas como Bitcoin. Para su desarrollo se ha contado con un grupo de ingenieros, entre los cuales se encuentran algunos miembros de Facebook. Aunque la asociación es responsable de la toma final de decisiones de Libra, se espera que Facebook mantenga un rol de liderazgo durante 2019 para impulsar su uso. Aunque una vez se establezca, Facebook promete que tendrá un rol equivalente al del resto de compañías que participan en Libra. Para luchar contra la volatilidad, estará respaldada en su totalidad por la Reserva de Libra, una colección de monedas y otros activos que se usa como aval de cada Libra creada por las empresas que forman parte del proyecto.

Facebook ha anunciado en 2020 el lanzamineto de su moneda y plataforma de pagos con la que aspira a emular a WeChatPay, el gigante chino que desde hace años integra pagos en su red social. A diferencia de la plataforma china, que opera una red de pagos centralizada y totalmente controlada por ellos, Zuckerberg ha decidido revestir libra de los atributos descentralizados de una criptomoneda como bitcoin.

Acierta Facebook en comprender que sólo cediendo parte del control y ofreciendo una transparencia ejemplar podrán convencer a socios, incluyendo a potenciales rivales como Visa, para participar en el proyecto y darle la masa crítica de usuarios y aceptación que es imprescindible para que una red de pagos o moneda sean útiles. Al abrir su código al mundo, Libra permite que los participantes en la red puedan comprobar por sí mismos que no hay gato encerrado y que Facebook no les está atrapando en una plataforma cuyas condiciones de uso pueda luego cambiar arbitrariamente.

Ahora las funciones de Banco Central, emisor de monedas, ya no está incluso en un complicado algoritmo de la “red profunda” como lo es el Bitcoin, es una moneda de cambio, una criptomoneda emitida por una red social con una ¿población de usuarios? que duplica la población de la China y los EE.UU., es más que potencialmente incluye a la población de China y los EE.UU., sin el control de las autoridades nacionales de esas naciones estados.

Muchos de esos usuarios de Facebook, sobre todo en los que se denomina el Tercer Mundo: América Latina, África y Asia, no tienen cuentas bancarias, por lo que se calcula que esta nueva criptomoneda será utilizada como forma de pago, especialmente por los migrantes trasnacionales, que además de no contar con medios de pagos electrónicos pagan cuotas elevadas a las compañías como Western Union o Elektra. Con la moneda creada por los ejecutivos de Z se acabarán esas cuotas y se terminarán, además, los días de espera y las largas colas para recibirlas. El traspaso será, en vez, instantáneo y gratis (aparte del costo que tendrá comprar libras).

La iniciativa de Facebook está siendo resistida por la banca tradicional, que con ella podría perder cualquier cantidad de dinero. Hay también algo de nerviosismo respecto de las implicaciones que pueda tener la “libra” para las monedas tradicionales, como el dólar, el peso o la libra esterlina. Otras monedad digitales han disparado su valor, como la más conocida el Bitcoin, pues es un respaldo a la oportunidad y credibilidad de estas monedas.

No hay ningún país del mundo que tenga una población del tamaño de la de los usuarios de Facebook. ¿Cuáles serán las consecuencias? Pocos pueden pronosticar el comportamiento de los mercados globales, menos la confianza en un medio de pago creado por una empresa que en el pasado se ha visto sometida a cuestionamientos por su falta de transparencia en el uso de la privacidad de sus usuarios, y después del sexo, no hay nada más privado que el dinero.

Esbozar una respuesta ahora es prematuro. Pero los cambios con las criptomonedas serán considerables.

En Cuba, de acuerdo al “Havana Consulting Group” (THCG), durante el 2017 se remesaron 3.575 millones de dólares, unos cien millones más que en 2016 (3.444 millones), de acuerdo a un reporte de la EFE. Ahora con las nuevas las restricciones de la Administración Trump para enviar dinero desde los EE.UU. a Cuba, la utilización de estas monedas podría incrementar la cifra a más de 5.000 millones de dólares estadounidenses para el 2025, solo minorando los costos del envió.  Por mucho Facebook es la más popular red social de los usuarios cubanos, con una penetración de acuerdo a nuestra encuesta del 37% de los usuarios.

Sin dudas aun ni se tiene idea lo que significaría interactúa y/o operar en una económica de esa naturaleza. También la utilización actual de las redes sociales como Facebook o Twitter, a la que próximamente podríamos ver emerger en fusiones con Amazon.

Lo que sí se puede afirmar la obsolescencia de la visión que existe de las redes sociales o los mercados financieros nacionales, desarrollados desde la política interna de cada Estado-Nación. En realidad el nacionalismo y el populismo que estamos viviendo desde Vox en España al fenómeno Trump, es un espejismo distorsionado de lo que “realmente sucede». 

Calibra se encuentra actualmente en desarrollo, pero se espera su llegada para 2020. Por el momento, la compañía ya ha activado un enlace para registrarse. La plataforma de pagos de Calibra estará disponible como aplicación independiente en Google Play y la App Store, además se podrá utilizar directamente en las aplicaciones de WhatsApp y Messenger. Es decir, Calibra será la encargada de permitir poder enviar dinero a través de las aplicaciones de Facebook. La primera versión de Calibra admitirá pagos entre pares y otras transacciones de este tipo, como códigos QR que los pequeños comerciantes pueden usar para aceptar pagos en Libra. Con el transcurso del tiempo, se incorporarán otras, incluidos pagos en la tienda, integraciones en sistemas de punto de ventas y más.

Up-to-dated 21 /06/ 2019

Para aquellos que quieran ponerse en contacto con la plataforma LIBRA pueden visitarla aqui 

https://libra.org/en-US/

Y los que deseen leer y conocer vean

https://libra.org/en-US/white-paper/

Y, como es un proyecto de Codigo Abierto pueden bajar los codigos aqui

https://developers.libra.org

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Libra a lo Facebook

  1. huxley dijo:

    Aqui una vision desde El mundo de Espana

    En febrero de 2015, Ana Botín concedió a Financial Times su primera entrevista a la prensa como presidenta del Banco Santander,. En ella esbozó sus ideas sobre el negocio bancario. El servicio al cliente, la tecnología, la atención al accionista, la competencia… Y aquí habló de «los cuatro grandes», refiriéndose a Google, Apple, Facebook y Amazon: no son sólo los bancos nuestros competidores, decía, «sino estas cuatro grandes empresas tecnológicas que valen más que nosotros, tienen más liquidez y están expuestas a una menor regulación. Los bancos necesitan transformar sus desventajas en ventajas frente a los grupos tecnológicos». Con el proyecto de moneda virtual Libra de Facebook este temor a los gigantes de internet se ha hecho realidad.

    ¿Qué supone Libra? Nada menos que situar al alcance de millones de ciudadanos un sistema de pagos casi gratuito al margen de los bancos centrales. Y poner en circulación, en su caso, cientos o miles de millones de ¿dólares, euros, yenes? -ya da igual- que se van a mover al margen de las decisiones monetarias de los bancos centrales emisores.

    Por eso, el anuncio de su próxima aparición ha supuesto como un seísmo en el sistema financiero y en la política. Tanto que nada más conocerse la noticia, el comité sobre temas bancarios en el Senado de EEUU reclamó la presencia de Mark Zuckerberg para que explique el proyecto. «Facebook es demasiado grande y demasiado poderoso» para pilotar un proyecto así, ha dicho el senador Sherrod Brown. El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, afirmó al conocer la iniciativa que la analizará «con la mente abierta», pero no «con las puertas abiertas».

    Lógico. El bitcoin, la criptomoneda emblema, no era un gran problema hasta ahora porque estaba reservado a pocos actores, la generalización del uso de las monedas virtuales que provocará Libra sí pone nerviosas a las autoridades. En todos los sentidos: porque se escapa a su control y porque puede ser un campo abonado para el lavado de dinero procedente del crimen. Además, una Libra de uso generalizado y tan volátil como el bitcoin podría desestabilizar el sistema financiero mundial.

    Libra ha sido recibida con recelo también por los bancos comerciales, como es lógico. Al igual que las llamadas y los mensajes ya no generan valor para las telecos, las operaciones más triviales -traspaso de dinero, transferencias, cuentas corrientes…- se pueden convertir también en servicios que no aportarán casi nada a las cuentas de resultados de los bancos porque tendrán que ofrecerlas de forma gratuita para mantener a sus clientes. Es ahí donde incide directamente -en un primer momento- la iniciativa de Facebook. En España, la noticia pilló a las grandes entidades reunidas en Santander en el tradicional curso de verano de la Menéndez Pelayo que organiza la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE). Y la reacción de los directivos fue de temor ante esa nueva competencia y de exigencia a las autoridades a Facebook de los mismos controles regulatorios que tienen los bancos.

    Pero Facebook tiene un problema grave para desarrollar Libra. Debe volver a ganarse la confianza de sus usuarios tras las dudas sobre la privacidad, porque una fuga de datos económicos sería muy grave. Es cierto que para poner en el mercado Libra ha creado una empresa independiente que cuenta con 27 socios y que se ha comprometido a que sus sistemas operen totalmente al margen de la red social, pero Facebook ya nos ha engañado demasiadas veces. Ahora bien, si tiene éxito, una moneda que puede ser utilizada para transacciones por 2.400 millones de personas -los usuarios de Facebook, Instagram y WhatsApp- es para tenerla en muy en cuenta. Es posible que con Libra haya nacido una nueva era en las finanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *