ICT y Cuba. Informe ONEI 2017.

 

Algunas aclaraciones se hacen necesarias relacionadas con el nuevo informe publicado por  la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, ONEI, en su Anuario 2016 para Cuba, el cual recoge los más recientes datos estadísticos de la economía, la sociedad, el empleo, los salarios, el turismo, etc… una mirada en números a la realidad en transición de Cuba.

El anuario 2016 se refiere en uno de sus capítulos a las tecnologías de la información y las comunicaciones, TIC, titulado “Tecnología  de la información y las comunicaciones. Edición 2016”.

En otras entradas nos hemos referido al anterior informe de la ONEI del año 2015. No obstante podemos reiterar algunos supuestos anteriores que igual aplican a la información recién publicada por la citada ONEI. Dicho informe desde su primera publicación en el 2012 tiene como objetivo: “conocer  aspectos específicos de las entidades que hacen uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones para comparar los resultados en años posteriores”.

Ya explicamos el alcance en cuanto a lo que se refiere como “entidades”, la propia ONEI mediante su metodología SIEM 9015,  lo define: “se informa por todas las entidades que cayeron dentro de la muestra del Censo de Automática y las TIC 2011. Estas entidades son las que respondieron sí (1) en la pregunta 2.1 del Censo de Automática y las TIC realizado en febrero de 2011”. En su introducción el informe aclara. “El universo de información que se brinda abarca las entidades especializadas y no especializadas que utilizan las tecnologías de la información y las comunicaciones”

 El  informe “Tecnología  de la información y las comunicaciones” no se refiere entonces a otras entidades que en el 2011 no respondieron afirmativamente a la pregunta 2.1 del Censo 2011. La ONEI no especifica si el modelo SIEM 9015 ha sido modificado o en su defecto actualizado para realizar las encuentras de años posteriores. En el más reciente publicado el 9015-04 explica: “Conocer aspectos específicos de las entidades que hacen uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones para comparar los resultados con los de años anteriores”.

Se infiere entonces que dichos informes sobre las ICT se refieren solo al muestreo de esas entidades.

Otros de los términos que puede sugerir algunas interpretaciones erradas es la que se refiere a lo que se considera “computadoras”, el propio documento SIEM 9015-04 de la ONEI lo define. “Se considera computadora a la configuración formada por el conjunto de procesador, monitor, ratón (mouse) y teclado. Se incluyen también los equipos portátiles como: laptop, tabletas, notebook, etc. No incluye lo equipos que tengan algunas habilidades de una computadora como los teléfonos móviles o las cajas registradoras electrónicas”.

 

2

 Hechas estas precisiones podemos ir a las cifras, tal y como se pueden ver en la siguiente tabla que compara las variaciones del 2016 con respecto al 2015.

La tendencia continua en cuanto al número de computadoras existentes, las que se incrementaron en un 7.59%, de 1 071,6 millones a 1 152,9 millones. No se incluyen las computadoras en manos de particulares y hogares.

De ellas están conectadas a una red en el 2016 el 54,3, en comparación al 50,9% del 2015. Un ligero incremento con respecto al año 2013.

Igual se evidencia un claro retroceso en los dominios registrados bajo “.cu”.Con una disminución de 43 dominios menos que el año precedente.

En relación a las cifras más alentadoras del informe, podemos señalar la evidente tendencia al incremento de los usuarios a la telefonía móvil, con un incremento de 652,2 nuevos suscritores de servicios móviles, para un 18,9%.

La cobertura a la población dentro del territorio nacional que cubre la señal móvil alcanza el 85.3% para el 2016, igual que el 2015. Lo que genera una duda sobre la capacidad y el alcance de las nuevas estaciones desplegadas para el uso de la red 3G.  En el 2017 existen 879 estaciones de ellas 358 soportan servicios (3G)  lo que debería incrementar la cobertura más allá del 85,3% estancada en los últimos dos años.  

Tampoco si el punto crítico de equilibrio en cuanto a los suscriptores de la red móvil puede,  en un futuro a corto plazo, hacer caer los altos precios de las líneas SIM y los costos asociados a la mensajería, los datos y la voz de ETECSA. Una de las barreras a que sea posible que cada cubano cuente con una línea de telefonía móvil.

Suscribirse a una línea tiene un precio de 30,00 CUC; más de un salario y medio promedio mensual en Cuba según cifras de la propia ONEI.

Cuba tiene 4 103,7 millones de usuarios móviles.

Acceso a los teléfonos inteligentes -y a la INTERNET mediante redes WiFi- ha permitido que un acceso más universal a los servicios de las comunicaciones desde toda la Isla, desde las capitales provinciales a los pequeños municipios. Dicho acceso ha propiciado  una dinámica empresarial horizontal de nuevos y novedosos emprendimientos de pequeños y medianos negocios relacionados con la telefonía móvil, además generando ingresos y servicios de valor agregado que incorporaran nuevas tecnologías y una fuente extra de empleo a un buen número de cubanos con estudios y habilidades técnicas.

3

Igual continúa la tendencia al incremento de los cubanos  al internet.

En el 2016 la cifra se incrementó en un 15,7%. Como consecuencia principalmente de la facilidad de acceso a los puntos WiFi Nauta. Aunque los precios continúan elevados han disminuido en más de 50% desde que se permitió el acceso a los nacionales a través del único proveedor ETECSA.

Algunos especialistas de la industria de las comunicaciones en Cuba tienen dificultades en comprender las sutilizas del acceso a las redes informáticas en y desde Cuba. Sin repetir acá mis salvedades metodológicas sobre dichas cifras el incremento de los cubanos que acceden a la Red, ya sea a la Red Cuba o al “internet global”,  es un hecho. Las cifras del explosivo número de usuarios cubanos a  la red social Facebook o los emprendedores que rentan habitaciones a través de Airbn, así lo confirman. Para comprender esas sutilezas tan propias de Cuba, los podemos remitir a la metodología del informe, a sus bases y definiciones legales y técnicas. Es insuficiente para una realidad tan dinámica y enclaustrada al mismo tiempo, pero es un buen primer paso. Pueden leer en el sitio de la ONEI.

Por último es de señalar que en dicha metodología SIEM 9015-03 y SIEM 9015-04  incluyen una serie de variables, datos e información que no se publican en el informe.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ICT y Cuba. Informe ONEI 2017.

  1. Zul dijo:

    Bienvenido nuevamente !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *