Conclusiones I Taller de Informática. TICS 2017.

Por primera vez en Cuba, al menos que tenga conocimiento, existe la intención y la posibilidad de colaboración empresarial entre el sector estatal, el sector privado y la academia, para estrechar esfuerzos en el ámbito relacionado con las tecnologías de la información y la sociedad del conocimiento.

Según la prensa nacional en un “ambiente colaborativo” se celebró el primer Taller de Informática y Comunicaciones para la Sociedad (Tics 2017)  de conjunto entre el sector privado tecnológico y las empresas estatales con el objetivo de estrechar vínculos y oportunidades de negocios entre las partes para el desarrollo del sector en Cuba. Con la participación de empresas estatales de software,  programadores particulares o por “cuenta propia” y organismos de la administración central del Estado y el sector docente.

Grisel Reyes León, presidenta del Grupo Empresarial de Informática y Comunicaciones (GEIC), y citada por los medios cubanos al cierre del Taller de dos días celebrado en La Habana, informó que el I Taller contó con la presencia del 5% de los poco más de 900 trabajadores por cuenta propia que en La Habana con licencias de “programadores de equipos de cómputo”.  Una actividad que va en aumento según cifras oficiales.

Aunque la presencia del sector privado sigue siendo baja si se tiene en cuenta que solo participaron profesionales y empresarios privados de La Habana, o que un 5% no es representativo de los proyectos o las aspiraciones de los mas de 2000 programadores privados que operan en la Isla, si se produjo un intenso debate sobre objetivos y carencias; aunque muchos de emprendedores expresaron desconocían de la convocatoria al Taller o de las barreras logisticas para participar desde otras provincias alejadas de la Capital.

Entre los aspectos más debatidos estuvieron los muchos obstáculos y barreras legales, de cultura tecnológica y de acceso a las tecnologías o el conocimiento que hay que erradicar para propiciar ese salto tecnológico y cultural que implica pasar de una sociedad fuera de línea a una sociedad del conocimiento.

Sin emabrgo el Taller  si facilitó la visualización del sector de emprendedores para exhibir su apreciable dinámica en los pasados tres años y su presencia o sus proyecciones a corto y largo plazo así como una mayor integración con los sectores empresariales estatales o los procesos productivos de la nación. Mejorar la relación de cooperación con el sector docente-educativo que facilite una mayor profesionalización para sus técnicos y especialistas.

Construir un entramado competitivo y dinámico para las TIC en Cuba.

Para cualquier observador interno o externo resulta evidente  la creatividad y el despliegue del sector de los “programadores de equipos de cómputo”  (junto con los agentes de telecomunicaciones, los agentes postales y los reparadores de equipos eléctricos y electrónicos  son una de los cuatro actividades de trabajo por cuenta propia  aprobados por la Resolución No. 42 del 2013 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social relacionados con las telecomunicaciones o la informática) es uno de los sectores económicos y profesionales altamente educados y de mayor creatividad de todas las actividades de trabajo por cuenta propia aprobadas en Cuba.

No obstante en la institucionalidad nacional existe un evidente desfase entre esa “realidad económica y social” y las instituciones encargadas de emitir las políticas que faciliten y regulen esa dinámica social, comercial  y/o  empresarial. Por ejemplo, la citada Resolución No. 42 del MTSS establece actividades económicas tan pintorescas y folclóricas como las de gestor de pasaje en piquera, desmochador de palmas o forrador de botones. Cuando esa misma “realidad económica y social” dio nacimiento a una de las más recientes organizaciones profesionales la Unión de Informáticos de Cuba. Unión que acaba de convocar  al primer “Congreso Internacional de la Cybersociedad” con temas tan actuales que van desde la computación en la Nube, la Internet de las Cosas (IoT), el Big Data y la Inteligencia Artificial y/o Cognitiva. Ninguna de esos desafíos ni tan siquiera se mencionan  en la Resolución No. 42 que regula  el trabajo privado en Cuba.

Concluido el Taller de Informática y Comunicaciones para la Sociedad (Tics 2017) podemos resumier que se necesita urgente de esa convergencia entre los diseñadores de políticas y la realidad de la industria y la tecnología en momento de transicion nacional. Facilitar el acceso del sector privado al sector empresarial, promover el derecho de autor y la propiedad intelectual, permitir y normar el acceso al financiamiento o a la inversión extranjera en cuanto a tecnologías y how/know para el sector de emprendedores y cuentapropistas, la posibilidades  para exportar e importar, o constituir el “trabajo por cuenta propia” en pequenas y medianas empresas.

Se especula en círculos profesionales y periodísticos de una nueva Ley de Sociedades,  para dar cumplimiento a ideas a penas esbozadas en los lineamientos y las plataformas programáticas del Partido Comunista de Cuba, donde finalmente se reconocerá a las “Pequeñas y Medianas Empresas” como forma de organización mercantil en Cuba. Para cuando ello se permita igual se necesita dinamizar y simplificar el proceso formal de inscripción y puesta en marchas de ese nuevo y posible enramado empresarial para que le pueda hacer frente por igual a la ciberseguridad nacional o el despliege de la inteligencia cognitiva.

Esas posibilidaes de contar con mayores facilidades y respaldo técnico, jurídico, comerciales y financieras; de las que actualmente dispone el sector tecnológico privado podría servir como un factor integrador en los procesoso productivos y de servicios entre empresa estatal y privada.

 @arcamachoX

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Conclusiones I Taller de Informática. TICS 2017.

  1. shadowman dijo:

    De veras crees que era para intercambios??? no será para tener el conocimiento y por tanto el control de toda la masa programadora del país?

    • huxley dijo:

      Gracias, y muy interesante lo que comentas o preguntas. Es -si no la primera- una de las pocas oportunidades que se reúne el sector estatal socialista y el sector privado para “intercambiar” o coordinar, o evaluar de conjunto el futuro de la actividad en Cuba.

      La masa programadora del país se desangra, conozco decenas de programadores que han abandonado Cuba solo en el 2017, a ese ritmo no habrá ‘masa programadora’ para controlar.

      El conocimiento pienso es compartido, entre academia y empresas, es así en el mundo y en Cuba tendrá que ser igual, si quiere buscar un nicho en el mercado global de las altas tecnologías de la información. El sector privado tiene un dinamismo que jamás tendrá el estatal -no al menos en el corto plazo- pero el estatal tiene el legado de la institucionalidad, por ejemplo en cuanto a derecho de propiedad, normas de calidad, soporte administrativo, etc…del que por razones obvias en el caso de Cuba carecen ‘la masa de programadores privados”.

      Gracias por el comentario.

      • shadowman dijo:

        Te comento que hace algunos días saque mi licencia de cuentapropista para dejar de hacer “trabajos Ilegales” y me di cuenta que la programación no es posible ejercerla por cuenta propia, los que lo hacen es enmascarados con otro tipo de licencias, pero eso no es todo también te diré que en la Gaceta Oficial dice que debo pagar por mi Licencia 90 CUP mensuales sin embargo la ONAT se agenció el derecho de cobrarme como tasa mínima 250 CUP + el 10 por ciento de todo lo que declare.
        ¿Crees que existirá de ese modo una masa de programadores en modo particular en nuestro país?

        • huxley dijo:

          Si, la carga tributaria es muy pesada. Lo mismo en Europa o los EE.UU.

          No estoy 100 por 100 seguro, pero la Resol No 20/2016 del MFP regula la actividad 607 -la de programadores- y les permite acogerse a las bonificaciones de regimen simplificado, bonificaciones de 10 000 CUP de gastos, etc. Tendria que revisar…

          No obstante en La Habana las licencias a programadores -activos- superan las 800.

          Ahora, el tema estaria en dinamizar los ingresos con freelancers, coworking, el nicho de clientes, etc…

          Lo que me dices de la carga tributaria es complicada para los TCP. Pues puede representar hasta un 30% de los ingresos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *