Estafas en red….

estafaUna de las estafas más conocidas de la internet, a través del cualquiera de sus servicios: correo electrónico, mensajería, chats, etc: es la conocida como Sacam Nigeriano, o estafa 411, por el número de la legislación nigeriana que fue el primer país en tipificarla como estafa. También es común denominarla prisionero español, lotería española, etc..

El estafador envía un mensaje al estafado prometiendo un jugoso premio o que es beneficiario de una herencia, etc…Pero primeramente por cuestiones varias usted debe hacer primero una transferencia de efectivo para que se puede beneficiar del premio o la supuesta herencia. La estafa resulta muy evidente. Pero siempre hay un tonto que se la toma en serio.

Una de las recientes variantes lase explica el periodista Vicente Morin Aguado, en Havana Times.

El 22 de febrero, al chequear mi buzón en correos de cuba.cu encontré uno de esos mensajes indeseados que trasmite el automatismo de la red sin que el destinatario sepa quién le escribe y por qué le escogieron. Generalmente borro esos spam, pero a veces la curiosidad se impone: me proponían ayudar en la entrega de una importante donación monetaria destinada a los niños cubanos. Era el comienzo de un curioso camino hacia la estafa. Firmaba Mr. Ringle K. David, quien se retrató de la siguiente forma:“Padezco una cardiopatía congénita., a mis 59 años puedo morir en cualquier momento y dejaré una fortuna superior a los 4 millones de libras en Inglaterra, fondo que desearía donar a los niños cubanos a través de usted.” Después de explayarse en la maldad inherente a los humanos, terminaba aceptando que había gente buena y yo era una de ellas, agregando que el 40 % de su cuenta bancaria quedaría a mi personal disposición.

En una segunda  y tercera ronda los estafadores vueleven a la carga:

“Las leyes británicas imponen restricciones a una transferencia directa hacia Ud. en Cuba, tiene que crearse una nueva cuenta a su nombre aquí en nuestro banco, entonces podremos transferirle los fondos de K. David. Esperamos su respuesta sobre este arreglo.” Casi de inmediato el señor Ringle, supuestamente hospitalizado en Nueva York, me envía su fotocopia de pasaporte, solicitando mis datos personales. Malcolm Brookes, el flamante Mánager de las transferencias bancarias, suelta la andanada: “Usted debe enviarnos 500 £ con el objeto de crear la cuenta y así proceder a cumplir la voluntad del señor David. Una vez hecho esto, podrá extraer dinero según sus deseos.

Respondo: “De acuerdo a la lógica, tratándose de una suma millonaria, yo debería firmar algunos importantes documentos, lo cual complica las cosas desde Cuba.”

Malcolm otra vez: “Nada de eso, puede hacerse sin su presencia en el Reino Unido, basta con abrir la cuenta y hacemos el depósito a su nombre.”

Paso mis dudas al señor Rigle, copiándole parte de los mensajes desde el Al Rayan Bank y este insiste: “El dinero de la cuenta suya no puede proceder directamente de mis fondos, si yo finalmente le transferiré una suma tan grande, es poca cosa para usted enviar al banco las 500 £ solicitadas.”

¡Vaya con las 500 libras! Si el donante está interesado en realizar una operación monetaria de gran envergadura, depositar 500 no le significa mucho, cualquier allegado de su confianza puede hacerlo sin implicar al banco.

La víctima debe estar lo suficientemente esperanzada de la “gran ventaja” que recibirá para que en consecuencia suelte lo “poco que se le pide”. Para el estafador es suficiente, ha invertido solo palabras y espera recibir unos 750 dólares. ¡Buen negocio!

Entonces, la estafa está servida. Asi que tengan mucho cuidado de seguir la corriente a estos correos, pues no hay ni premios, ni herencias.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Estafas en red….

  1. Mago dijo:

    Jaja, a mi me quieren estafar con una herencia ya me pidieron 300 Dólares que por supuesto no tengo, son buenos, hasta una carta de un Banco con firma y todo me enviaron. Eso es para bobos pero según estuve leyendo son unos cuantos los que han caído en su red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *